lunes, 25 de mayo de 2015

sola

Hace muchos años -puede que en el siglo pasado- estaba aburrida en casa y decidí salir a dar una vuelta. Pasé por la puerta de un cine y sin pensarlo dos veces compré una entrada para lo primero que fuera a empezar.

La afortunada fue una película española -se llama sobreviviré- protagonizada por un entonces casi adolescente Juan Diego Botto (por cierto, este chico es un amor) y por Emma Suárez. Es una historia de amor blablablá nada del otro mundo si no fuera porque una de las canciones de la banda sonora -ya que estoy, una gran banda sonora- me martillea el cerebro en cada cruce de camino.


Y os cuento esto porque ahora estoy en el puto centro de otro maldito cruce y zas, la canción vuelve para que me recree muy fuerte en mi soledad. Que estoy sola. Como siempre, por otra parte. Es solo que al llegar a un cruce es plomo puro encima de los hombros.

Luego, cuando elijo el camino y me pongo a andar, me alegro de haberlo hecho por mí misma y tiro hacia delante a por los molinos. Y oye, entre unas cosas y otras, siempre acabo compartiendo pasos, bocadillos y visiones con alguien. Qué os voy a contar.

...

El caso es que esta mañana me he levantado -cuatro o cinco años después- tarareando esta canción, que me resulta de muchísima pena y me hace llorar mucho (también bailar... todo muy peliculero, lo de los bailes y las lágrimas que se mezclan con los mocos). La canción también se llama sobreviviré y en la peli la cantan varias veces y varias personas, pero para mí la buena, la de llorar a tope, es la que interpreta manzanita

La canción se recrea mucho en el sola y dice cosas tan pichis para llorar como "sola, como una estrella que cae del cielo", "sola, frente a un abismo que habita el miedo", "sobreviviré, aunque la pena me ahogue cada despertar (con ésta se llora con muchos mocos), "sola, quiso gritar y el llanto la callaba o la poética "sola, frente a una noche sin luz ni cielo".

Una noche sin luz ni cielo. ¿Puede haber una imagen mejor de la desolación?

Seguramente, pero ésta mola mil.

A lo que vamos. Del tarareo inicial he pasado a buscarla en internet (cuando vi la peli compré un cd de la bso que olvidé meter en la mochila del último cruce), me he metido dentro de unos auriculares gigantes y durante una horilla o así lo he dado todo, oyes.

Ahora estoy sentada en el cruce que forman los nuevos cuatro inciertos caminos y de momento me voy a tomar un tiempín antes del primer paso. 

A ver si esta vez me sale bien.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hace poco tiempo que te leo pero he de confesarte que me encanta como expresas tus sentimientos en tu blog. Tú nunca deberías sentirte sola porque siempre vas acompañada de la magia que se ve en ti. - Alicia Cortés

Arantxa Alvarez-Ossorio dijo...

Lucia, he de confesar que veía en FB esto de llueveacantaros pero nunca hice "clic". Hoy lo he hecho y llevo leyendo 1h todos tus posts, porque me han engancha si como engancha el mejor Best seller del año, no puedo parar. Solo hago una pausa con esta entrada que me ha llegado al alma: me gusta mucho esta peli pero creo que en gran parte es porque me gusta muchísimo esta canción, y esta versión, la tengo en mis favoritas de Spotify (es triste y positiva a la vez, transmite mucho...). Qué gran casualidad que escribas si re ella...

Lucía dijo...

¡Arantxa! Me alegra mucho que te guste y sí, esta canción tiene algo muy muy especial...

Ya que estamos de confesiones, hace un montón de años leí algo que escribiste tú en ¿el país semanal?. Creo que también era sobre música... (o lo escribió alguien que se llamaba como tú). Acabo de pensar muy fuerte y creo que era sobre Diana Krall. ¿Puede ser?