viernes, 1 de diciembre de 2017

frío

El frío es ideal desde el calor.

Preciosísimo si es pensado. Sentido, un desastre.

Imaginarse un bosque nevado, una casita de piedra, el humo saliendo de la chimenea, el calorcito del fuego, el olor a madera quemada, unos buenos calcetines de lana, estar delgadísima y que el jersey largo de punto gris clarito te quede divino mientras te calientas las manos con un té es maravilloso.

Llegar a trabajar, que no funcione la calefacción, que el frío se te instale en las venas y lo sientas recorriendo tu cuerpo rechoncho mientras miras por la ventana y ves la nieve caer y sabes que para llegar a casa tienes que salir al frío y pffffff qué perecísima la vida es bastante regular.

Chicos, no puedo con el frío. 

No hay comentarios: