viernes, 24 de febrero de 2017

Irelove


Ha sido un viaje relámpago.

De domingo a martes.

Dublín - Leitrim County - Dublín.

Suficiente para disfrutar de las cosas que solo se pueden disfrutar en Irlanda y -siento decirlo- en UK.


martes, 14 de febrero de 2017

dos planes pichis

El domingo viajo a Irlanda. Sola.

y

Ha llegado el libro que compré para el viaje.


Es martes y tengo dos planes pichis para el domingo. Ahora fijo que ocurre eso tan de Einstein de los días que son siglos. Puedo entretenerme ojeando el libro, pero me conozco y ya voy por la página 14. Ayer, en previsión de que pasara esto, me compré (oye, lo del e-book para estas cosas es superideal) La biblioteca de los libros rechazados, de Foenkinos. Cuando esta tarde llegue a casa -ya serán las seis- daré buena cuenta de él. Todo para mantener lo más intacto posible este Between you and me, de mi adoradísima Mary Norris.

Y es que Mary Norris es lo que yo quiero ser de mayor.

lunes, 13 de febrero de 2017

Oona y Salinger

Este fin de semana he tenido una sensación extraña leyendo un libro. 

¿Esto es un libro o no es un libro?

En serio, ¿qué es esto?

Se trata de Oona y Salinger, una especie de biografía novelada se supone que de los protagonistas, por lo menos, del título del ¿libro?

A ver, libro es si nos ceñimos a su estructura física. Lo raro es la indefinición de todo lo que contiene. ¿Es literatura o no es literatura? ¿Metaliteratura? ¿De qué género? ¿Cómo está estructurado? ¿Por qué se cuela el autor en las conversaciones?

La historia me ha gustado muchísimo. Supongo que será por los protagonistas, que son lo suficientemente atractivos por sí mismos como para hacernos caer en la red del relato. De hecho, me ha gustado tanto que anoche me metí en la cama con las gafas de ver vídeos antiguos y terminé -bien entrada la madrugada- zambullida en mil documentales sobre Chaplin, Salinger, Eugene O'Neil, Truman Capote, Orson Welles, los Vanderbilt, F. Scott Fitzgerald o los clubs de jazz del Nueva York de los cincuenta.

domingo, 5 de febrero de 2017

he ido al cine

y eso por sí mismo ya se merece un aplauso. La peli que he visto -Comanchería- a pesar de la horrible traducción del título (el original Hell or high water es algo traducible como contra viento y marea) se merece otro.

O mil.

Qué gran película.

Es una mezcla de western y peli de polis en la que dos hermanos organizan una serie de atracos a sucursales de un mismo banco para conseguir dinero que paralice la ejecución del desahucio de su casa y unos polis se lanzan a su captura.

Los "malos", el par de hermanos. Los buenos, el par de rangers. Los malos resultan adorables y los buenos, más.

Me había liado a contaros la peli y mis impresiones, pero creo que lo mejor que puedo hacer es eliminar todo y limitarme a recomendaros millones que vayáis a verla. Jeff Bridges está alucinante. La música es espectacular. La historia, los actores (la secundaria que les sirve la comida con un qué es lo que no queréis, maravillosa también). El comienzo. El final. Lo que ves y lo que te imaginas.

Ir al cine a ver esta película es una plan estupendísimo. Eso sí, yo la vi en VO, no respondo por la versión doblada. Como sea como el título que se han marcado...