domingo, 15 de enero de 2017

crónicas de Pearland IV - bordeando Houston

Ya he contado Houston, pero hermanapequeña no vive en Houston. Conté lo de los distritos y la distancia entre ellos. Lo que no he escrito aún es que los jiustonianos viven en las zonas residenciales (a un mínimo de media hora en coche del centro ¿qué centro?) que se extienden,  más allá de lo que alcanza la vista, desde cualquiera de los distritos de Houston hacia el infinito y más allá.

Mi familia vive en una de estas zonas -Pearland- que no os creáis que son cualquier cosa. Tienen ayuntamiento propio, zonas comerciales y centros que no son lo que nosotros entendemos como centro del pueblo porque la organización urbana, social, administrativa y tal es muy diferente a la nuestra.

En el centro de Pearland (un cruce de dos calles repletitas de tiendas pichi) estuve tres veces y las tres con un objetivo tan determinado que ni flash. La primera ni siquiera supe que estaba en el centro de Pearland. Las otras dos, que sí, como si no. Visto y no visto. El objetivo era una librería rechula que en el último caso aderezamos con otras tiendas muy para compritas de fin de viaje.

Por donde sí tuvimos ocasión de pasear un poco más fue por Sugar Land. Menudo nombre preciosísimo para un pueblo, ¿verdad? Pues además del nombre pichi, me contaron que está en el top five de las 100 mejores ciudades para vivir en todo Estados Unidos.

En Sugar Land, además de pasear por las dos calles con tiendas que se cruzan, sí estuve en la plaza del ayuntamiento. De hecho, es una plaza bastante agradable en la que (para variar) había niños corriendo, gente paseando, sentada en los bancos, en algunas terrazas de restaurantes... Os dejo alguna fotito de la plaza en
cuestión.

Tanto Pearland, como Sugar Land, como el resto de municipios que se extienden alrededor de Houston son zonas básicamente residenciales en las que las urbanizaciones se extienden en espacios kilométricos. Todos cuentan con un centro "administrativo" pequeñín (ese cruce de calles que os contaba), normalmente señalizado en altura por un depósito de agua y con zonas comerciales enormísimas que dan soporte a las mucho más enormísimas urbanizaciones.

Normalmente, en las zonas residenciales solo hay casas y, salvo que se tenga la suerte de vivir al lado de una zona comercial (incluso en ese caso) la única opción posible de ver gente por la calle es coger el coche y acercarse a las tiendas.

O sea, tú vives en una zona residencial y en esa zona solo hay casas y casas y como mucho algún parque infantil. Mucha zona verde y calles por las que pasear, pero por las que nunca vi  a nadie paseando. Si quieres ir a comprar (aunque sea una botella de agua), a la iglesia (ya contaré lo de las iglesias en América), a nadar, pffff a lo que sea, no te queda más remedio que coger el coche.

Las zonas comerciales están separadas de las urbanizaciones y normalmente agrupan un montón de tiendas (alimentación, ropa, electrónica, papelería...) y servicios (médico, restaurantes, veterinarios, centros de ocio para peques, peluquerías y esas cosas). Os podéis imaginar que son enormes y tienen superaparcamientos.

Estas ciudades (Pearland tiene unos 100.000 habitantes) tienen también distritos escolares, bibliotecas... Supongo que si hubiera vivido allí más tiempo hubiera entendido mejor la organización de todo esto. Por lo que a mí respecta, en este mes lo que me ha parecido es que alrededor de Houston todo es una sucesión sin fin de zonas residenciales y zonas comerciales que se van extendiendo una detrás de otra.

...

Parece que me voy a tener que ir a vivir allí un tiempín para entender bien los desarrollos urbanísticos de Houston y las ciudades que la rodean.

jajajaj, no estaría ni mal.

Y sé de dos que no se perderían el plan!!

L.

No hay comentarios: