martes, 1 de noviembre de 2016

a falta de mar...

... me sirve un buen paseo por el monte.
 
Dicho, hecho y disfrutado. Afortunadamente, lo bastante pronto como para hacer la cobra (me vais a perdonar, pero me ha salido sola la expresión, se ve que soy una system victim) a los dominguers que se multiplican como hongos por el campo durante las mañanas festivas de sol.

Y en serio que no me siento nada mal escribiendo esto -que solo describe la realidad- toda vez que las restricciones de acceso a Madrid para los pintorescos pueblerinos parecen no importar a nadie. La cosa, por ir abreviando y no meterme en camisas feas, es que qué poco tendemos a aprovechar nuestro entorno y qué bien sientan paseos fugaces, como el de hoy, de mucho mirar a lo lejos que es algo que me decía mi padre que hiciera cuando estudiaba. Sal y buscar un lugar con el horizonte bien lejos. Nos vale el mar y nos vale, sin duda, la montaña de Madrid. Y no me digáis blablablás de los dominguers, que vale que todos los somos pero es que me dan tanta rabia con sus tacones y los palitos de andar...

De todas formas, reconozco que es fobia personal y tampoco voy poniendo malas caras. De hecho, he sido bastante feliz durante el paseo. Hacía una mañana preciosa, luminosa y fresquita y solo este rato podría haber hecho que hoy merezca la pena.

Claro, que además del paseo he pasado el día con mis pins y eso -queridos lectores- sí que hace que todo merezca la pena.

Está C en el proceso literarioestudiantil de memorizar rimas de Bécquer y me han salido solas, oyes. Que yo era más de Machado y Lorca, pero las cosas que se aprenden con determinada edad vuelven y vuelven. Hoy me he acordado de GK, un compi del cole que falleció fffff va a hacer un año. De repente me ha venido  su imagen a la cabeza recitando todo serio "yo soy ardiente, yo soy morena / yo soy el símbolo de la pasión (...)" y me ha hecho sonreír. Una sonrisa nostálgica y un poco tristilla que me he sacudido intentando confirmarle a C si era de Bécquer o no, que yo creía que sí pero 30 años después... -ay, madre- 30 años después. 

(lo era).

No hay comentarios: