sábado, 14 de noviembre de 2015

se me nota al andar

El 1 de noviembre os conté que me apetecía el mar y el 6 de noviembre marché a Asturias, con mis pins, en una escapadita maravillosa que nos ha hecho muy felices a los tres.

Nos alojamos en una aldea cercana a Lastres, muy bien situada para lo mío con los faros y para lo de M con los dinosaurios, así que podéis imaginar que de todo eso hubo.

lunes, 2 de noviembre de 2015

madre mía, los sueños

Una entradita rápida para contar que esta noche he estado hablando con el mismísimo y estupendo Harrison Ford. 

Después de bajar de un escenario en el que por cosas de los sueños estaba subida con algunos compañeros de trabajo (y no, nada de karaokes), nos hemos sentado en una terraza agradable, de esas con emparrado y verde. En mis sueños las terrazas deben ser de la Toscana. Lo del escenario y la terraza lo recuerdo que se me olvida, por eso no puedo afinar más.

domingo, 1 de noviembre de 2015

una de café, faros y planes

Han tenido que pasar 41 años para que yo disfrute de una taza de café con leche. No está nada mal. Ni el tiempo que he necesitado, ni la taza de café. 

Aún así, las cosas claras: larga vida al té. 

Tenía el plan de describir las sensaciones de la taza de café de ayer (espectacular), que se mezclan con las sensaciones del Regreso a Yogas End (cambiad Yoga por Howards et voilà, juego de palabras típico de mi cabeza que no cesa, como el rayo de Miguel Hernández pero en infinito de peor). Tenía el plan de describirlo, contaba, pero me siento delante del ordenar y me empiezo a liar con otras cosas y ahora mismo no le encuentro ninguna gracia a escribir sobre una taza de café humeante y perfecta.