miércoles, 28 de octubre de 2015

una novedad curiosa

Esta semana he empezado a colaborar en un programa de radio. El programa se llama El kiosco, y lo dirige Concha Romero, una mujer a la que apenas conozco, pero que me transmite una tranquilidad y una seguridad formidables. Además, con ella me ha ocurrido eso que nos pasa a todos de vez en cuando de congeniar. 

Mi colaboración consistirá en aportar -en la medida de mis posibilidades- información sobre un tema doble que me parece fantástico: literatura y mujer. Junto así los dos asuntos que vertebran mis intereses personales en las áreas ocio y tiempo libre / reivindicaciones sociales.

En el primer programa -después de lo que os conté hace poco no podía ser de otra manera- he introducido el tema de las mujeres del 27, en el que sigo metida. Hablamos del documental en general y de alguna de las mujeres y su obra en particular. La intervención es muy cortita, apenas 15 minutos. Empecé pensando con horror cómo iba a hacer para llenar todo ese espacio temporal y terminé con la cabeza llena de todo lo que me dejaba en el tintero y planes para los próximos programas.

En el siguiente voy a hablar de Virginia Woolf (tampoco podía ser de otra manera). Esbozaré algo de su vida, de su importancia como revolucionaria de la literatura, recomendaré libros chulos sobre su vida, leeré un pequeño relato y dejaré caer algo sobre Una habitación propia. Mucho contenido para tan poco tiempo, me temo. Pero tiene que caber.

También tengo pensado uno sobre las escritoras del "nuevo mundo", en particular sobre Emily Dickinson y Kate Chopin y su maravilloso El despertar. Otro de poetisas suicidas (qué tetriquísimo) como Sylvia Plath, Alejandra Pizarnik, Alfonsina Storni. Otro sobre... ay,se me acumulan las ideas interesantísimas que contar.

No sé si tengo ganas de escucharme. Supongo que sí. Me encontré muy atropellada y tan poco relajada al principio que no sé yo qué voy a pensar cuando lo haga. Luego me sentí mucho más cómoda y puede (puede no, va a pasar) que en un tiempo me sienta como pez en el agua.

Qué descubrimiento.

...

Con lo que me gusta hablar.

No hay comentarios: