martes, 30 de septiembre de 2014

te regalo el mar

He pasado el fin de semana en la playa, con mis pins. Una idea inmejorable para encarar el otoño, que hoy llega con una sonrisa morena y grandes dosis de optimismo y buen humor.


Contra todo pronóstico, no sufrimos gota fría y hemos pasado tres días fenomenales de sólo playa.


Nos hemos bañado en un mar de olas, que es mucho más divertido que la sosa bandera verde, hemos echado carreras en la arena, hemos comido en un tenderete de toallas fucsias, nos ha dado mucho el sol sin darnos cuenta, nos hemos hecho millones de fotos -me encanto de estrella de mar- y hemos vuelto a casita con muy buena cara y ganas de repetir no tardando mucho.



No hay nada mejor que una playa fuera de temporada.
¿Qué hacemos el fin de semana? ¿Vamos al cine, mami?



Mejor te regalo el mar



Mucho mejor.










miércoles, 17 de septiembre de 2014

la loca de la mirilla (I)

Amigos y paseantes, he enloquecido. No es algo de lo que enorgullecerme, lo sé, pero mi vida ha comenzado a revolotear alrededor de la mirilla de la puerta de casa.

Yo, de natural tan ajena a vidas ajenas, me encuentro entusiasmada con este iryvenir. Estoy enganchada a la serie de lo que pasa en mi escalera.

Todo empezó hace unos días con un deceso. De repente, el rellano retumbó de médicos, enfermeros, ambulancieros, policías, guardias civiles, jueces y secretarios judiciales, dos familiares desoladísimos y servicios funerarios… por ese orden y a lo largo de la mañana –hasta bien entrada la tarde. El finado, un hombre con muchas vidas y más décadas en la mochila.

Ni siquiera recuerdo haberle visto más de un holayadiós. Ya digo que antes tendía a caminar rápido, cerrar la puerta, quitarme los zapatos, música y paz.