sábado, 5 de diciembre de 2009

Mis labores

He llegado a pensar que la ilusión por dejar el trabajo se fundamentaba en el fieltro. Tenía la vaga (y romántica) imagen de mi misma cortando colores y cosiéndolos unos sobre otros en mil formas divertidísimas. Me parecía una ocupación bárbara, sin olvidar su posible rentabilidad a corto plazo en forma de mercadillo jipi o si eso medieval.

Esta tarde (por fin) he comprado las primeras tiras. Morada, malva, azul, rosa, verde, rojo, granate y seguro que me dejo alguno, y con la impaciencia que me caracteriza ya he confeccionado un corazón obeso de algodón (maldición, la de la tienda no tenía relleno), dos conjuntos monísimos para coser en unas gomas del pelo, una estrella (también algodonada) y una especie de tallarín sin uso aparente pero ideal.

Me temo el resto de fin de semana. Estoy sola, sin oficio conocido y con noches llenas de luna y nada más. El estado ideal para enloquecer con la tricotosa. Y no se me ha ocurrido nada mejor que escribir en búsqueda “manualidades y fieltro”. Internet es lo que tiene y lo que regala, of course.

http://www.manualidadesconfieltro.info/

Amenizo la costura (ay, quién me iba a decir a mí que en mi vida habría lugar para ¡la costura!) con uno nuevo de Miles (nuevo porque es de reciente adquisición, que todo hay que explicarlo): bags groove. Los dos primeros temas son fenomenales. Supongo que Thelonious tendrá algo que ver.

Y pienso que primero la música (ésta) y luego la costura, si eso.

No hay comentarios: